La semana en Lusenda y el reparto de ropa fue una de estas aventuras de las que al final se suele decir…pero hemos aprendido un montón..! Y tanto! Creo que ahora estariamos preparados para hacer una buena distribución de lo que sea en un campo de refugiados.

Hay que decir que hemos sido la primera organización que ha distribuido ropa en Lusenda desde que se abrió el campo en junio de 2015.

Y después de pasar por la experiencia, entiendo perfectamente porque a ninguna organización antes se le había ocurrido meterse en aquella empresa …..

Aparte de ser un trabajo monumental, requiere una planificación y un montaje logístico bien pensado…y por supuesto depende también del compromiso que todo el mundo tenga con lo acordado. En nuestro caso, no todos respondieron como esperábamos. Por ejemplo el ACNUR, en los cuatro días que duró la operación, no fue capaz de encontrar un camión que nos habían asegurado para realizar los movimientos dentro del campo. Lo que nos complicó bastante la labor….. a parte de todos los errores a nivel interno nuestro.

Llegamos a Lusenda el viernes anterior para reunirnos con las altas instituciones gestionarias del campo (ACNUR, la Comisión Nacional de Refugiados CNR, AIRD), con el comité de representantes de los refugiados y con los jefes de los pueblos. Ahora mismo hay 38 pueblos en el campo.

 

IMG_20160722_111643.jpgEsta es una foto de la reunión. 38 pueblos, 38 jefes hombres. Muchos de veintipocos años..por si estábamos esperando el cambio de las generaciones jóvenes…. Parece que no van a soltar la silla por más que mi equipo se haya esforzado meterles formación de equidad de género en la cabeza …me pregunto si solo van a la formación por la camiseta que se les da al final.

En la reunión que hicimos con ellos para explicar el funcionamiento de la distribución, una de sus mayores preocupaciones – si no la única – era, que iban a ganar ellos a cambio de echarnos un cable durante el reparto.

También hay que decir, que hay pueblos que la mitad de la población son chicos jóvenes. Me imagino que se votarán entre ellos…. visto el panorama, habrá que ir preparando un modulo de formación sobre la lucha contra la corrupción para una próxima vez.

Despues de un fin de semana de comer y dar paseos por Mboko, el pueblo donde nos hospedábamos, el lunes a las 8 de la mañana nos presentamos en el campo. Habíamos fijado la hora de comienzo del reparto para las 9h, pero….y alli empezaron las dificultades que nos iban a acompañar durante toda la semana: El Acnur no encontraba camión para llevar la ropa del almacén a los diferentes puntos de distribución, tampoco teníamos los listados de las personas beneficiarias….todavía se discutía sobre los logotipos que se tenían que poner en la cabecera….

En mi punto de distribución, la gente del primer pueblo de los citados para ese día se había reunido a partir de las 08:30 delante de la puerta del hangár y alli esperaban pacientemente hasta que por fin hacía la una y media de la tarde pudimos arrancar.

Tengo que decir que todo el mundo se portó muy bien. Me imagino la misma acción en España y no sé como hubiese salido. Gritos de que vergüenza…esto es un cachondeo…seguro que no hubiesen faltado!

Aunque tengo que admitir que durante la larga espera ya no me atrevía a salir sola del hangár. Tampoco hacía falta, pasó todo el pueblo, unas 800 personas unos por la puerta, otros se asomaron a alguna ventana para ver a la muzungu y saludarla.

Luego por lo visto empezó a circular un rumor en el campo, de que la blanca había llorado…pero no porque me insultaran o me agrediesen…no! Se decía que el motivo de mis lágrimas había sido descubrir que alguien había robado los teléfonos y el dinero de las bolsas. Según se contaba habíamos metido en cada bolsa, aparte de la ropa que íbamos a repartir, un teléfono movil y dinero. Del robo se sospechaba de la organización que suele hacer las distribuciones en el campo, normalmente de alimentos pero también de otro tipo de cosas y que nos apoyaba en nuestro reparto. Unos profesionales! Sin ellos, posiblemente la cosa hubiese degenerado el primer día.

Una vez arrancados y en acción, como los diferentes puntos de distribución, en vez de con camión, se servían con nuestro coche, nos encontrábamos cada dos por tres con ruptura de stock y “parada de cadena”.

Luego estaba la dificultad de distribuir lotes individuales, diferenciados por franja de edad y por sexo, en vez de lotes familiares, o articulos que para todo el mundo viene lo mismo. Aquello provocó un aluvión de quejas….no es mi talla, mi marido es más alto, más bajo, no me gusta el modelo…más lo que se repartió mal porque el etiquetado estaba confundido.

Venían chicos con vestidos para quejarse, pero al final eran tantos que empezábamos a sospechar que les habían cogido la ropa a las mujeres que querían cambiar lo que habían recibido, pensando que el truco funcionaría. Aunque siempre te quedas con la duda…..y si de verdad le hemos dado una falda a un chaval de 12 años…?

En fin, repartir ropa y que la gente se quede contenta y satisfecha es casi imposible.

Además pasó mucha gente por nuestro hangar, aunque hubiesen recibido el paquete en otro punto de reparto. Ya que pensaban que la blanca tenía más poder de influencia, o un corazón más grande..o dinero para pagar 500 Francos congoleños (unos 50 céntimos) si el modelo no convenía.

Se puede decir que sufrimos un poco. Trabajar duro durante tantas horas al día y oír tantas quejas al final casi lloré de verdad….pero del cansancio.

Voy a contar un chiste que durante la semana en terreno tuvo mucho éxito entre el equipo:

Llega Bush hijo al infierno y nada más entrar, pregunta por Bin Laden.

“No, por aquí no ha venido” le dicen.

Como que no ha venido, si le he mandado con unos cuantos amigos para acá”

Pues no, no ha llegado….por aquí no le hemos visto”

Bush se pone muy nervioso: “Tengo que hacer una llamada”

Pero Satanás le dice: “Aquí lo de las llamadas para allá se acabó, lo siento”

Por favor, dejen me hacer una llamada. Es muy importante! Si Bin Laden no está aquí es porque debe andar todavía por la tierra, metido en alguna cueva preparando un ataque a mi país. Le tengo que avisar a mi gente.”

Entonces Satanás le deja el teléfono. Bush coge, habla un minuto:

Cuanto es?”

Diez mil dolares”

Pero que barbaridad…”

Bueno, los Estados Unidos no están aquí al lado que digamos….”

Bush no está nada de acuerdo, pero coge la chequera, hace un cheque por los diez mil dolares y se lo entrega a Satanás.

En esto se despierta la Reina de Inglaterra: “Mire Satanás, yo también quería hacer una llamada. Como lo de la muerte de Diana no ha quedado muy claro, me gustaría saber si siguen las investigaciones y como van…”

Satanás le pasa el teléfono, la reina coge, habla dos minutos y cuelga: “Cuanto es?”

Veinte mil libras”

Como que veinte mil libras….?” La Reina nada contenta coge la chequera y le entrega a Satanás un cheque por los veinte mil libras.

Entonces llega Mobutu.

Mobutu,” le dice Satanás, “con todo que nos has fastidiado estando en vida, a ver que haces…”

Ja…fastidiado…? y los que vinieron después de mi, que…?” Coge el teléfono y se está una hora hablando de la cantidad de problemas que había en el Congo. Cuelga y Satanás le pasa el coste: “Tres dolares”

Como que tres dolares!” Ahora Bush y la Reina de Inglaterra se enfadan de verdad. “Como que le cobras tres dolares por una hora al teléfono, con las cantidades que nos has cobrado a nosotros. Satanás, bueno no eres, pero injusto no has sido nunca tampoco”

Bueno, una llamada al Congo, es una llamada local, no?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s