En un principio no tenía pensado escribir, y menos una entrada dedicada a succesos. Pero el mes de octubre ha sido un poco revuelto en Uvira city.

La gente también ha hablado bastante de las tensiones que se han producido en algún pueblo vecino, pero creo que me voy a limitar a contar los acontecimientos del ámbito local, que han dado suficiente de si.

Hace dos semanas más o menos, me encontré, saliendo por la mañana de mi casa, con una reunión de unos diez hombres, entre ellos también dos amigos.

Que ha pasado?

No oíste los disparos anoche, iban a atracar a un vecino y han acabado matándole. Pues no, no escuché nada.

Según pasaba luego el día, la gente añadía cada vez más detalles a la historia. Suelen decir que en el Congo, terminas teniendo tantas versiones de la misma historia, como personas que te la han contado. Y es cierto.

Según iban sumando información al paso del tiempo, no mataron solo al chico que querían atracar, si no también mataron a uno de los atracadores, un militar por cierto. Un día más tarde circulaban rumores que los vecinos enfadados habían quemado el cadáver del militar. A los dos días se decía que se lo habían comido. Los supuestos caníbales se decía, eran Mai-Mais.

Mis compañeros y compañeras de trabajo me explicaron, que el barrio está lleno de Mai-Mais. Desde entonces creo verlos por todos los lados. Este del sombrero de cuero, seguro que es y el otro de allí, con esta pinta macarra seguro que también. Habrán participado en la barbacoa?

El fenómeno Mai-Mai es uno de los temas favoritos de mi equipo, siempre vuelve a nuestras conversaciones de mesa. La mayoría de mis compañeras y compañeros cree firmemente en el super poder de estos guerreros, además saben que pueden provocar debates intensos con la blanca.

Según informa wikipedia y otras fuentes en internet, los Mai-Mai suelen ser jefes tribales. Se les conoce por sus rituales que según va la creencia, les vuelven resistentes contra las balas. Durante las guerras del Congo, estos chicos formaron grupos rebeldes que creaban alianzas estratégías con prácticamente todas las partes implicadas en el conflicto, tanto fuerzas y grupos rebeldes internos como gobiernos y grupos armados externos; siempre con el fin de proteger sus tierras, un hecho que les ha ha dado mucha popularidad entre la populacion local.

Bien, resulta que entre los rituales que estos guerreros tienen que observar también figura el de comerse a sus enemigos. Así que mis vecinos Mai-Mai se comieron al militar…. Si es que se quiere hacer caso de los rumores.

De los militares hay que decir, que por lo visto no siempre cobran su sueldo. Pueden estar meses y meses sin que el Gobierno les pague, seguramente pasando penurias. No quiero con esto justificar nada. No está bien ir atracando a vecinos del barrio y menos a mano armada. Porque luego pasa lo que pasa, acabas matando al vecino y puede que hasta a uno de tus compañeros de aventura.

Lo que pienso es que en toda está situación, el Gobierno quizá también tenga su pequeña parte de responsabilidad.

Y hablando del Gobierno, a los cuatro días de aquel atraco, se iba a celebrar en todo el país una jornada de ville morte. La idea de la oposición y de la sociedad civil es de organizar el día 19 de cada mes hasta diciembre, un paro general para pedirle a Kabila que deje la presidencia y organice las elecciones.

La primera jornada de paro, el 19 de septiembre había pasado con mucha tranquilidad, al menos aquí en Uvira, aunque no así en Kinshasa.

También el 19-10, empezó con normalidad, gente en la calle, los colegios abiertos, nosotr@s trabajando….hasta que a media mañana empezamos a escuchar tiros. Con el primer disparo, cuando yo todavía estaba pensando si había sonado lejos o cerca, la mayoría de mis compañer@s ya se había metido debajo de las mesas. Un poco más tarde alguien del barrio donde se habían producido los disparos nos llamó por teléfono para contarnos que unos chavales del vecindario habían destrozado la casa de una señora acusada de haber matado a su sobrina mediante brujería, después intentaron quemar a la supuesta bruja y tuvo que ir la policía y el ejercito.

Igual que la semana anterior, a partir de allí los rumores empezaron a tener vida propia. La señora, pastora de no sé que iglesia, había confesado haber matado no solo a su sobrina, sino también a otros miembros de la parroquia. También se decía que la señora había comprometido a más parroquianos que por lo visto también practicaban la brujería y ahora todas estas personas habían tenido que huir del barrio.

Menos mal que desde entonces ha vuelto un poco la tranquilidad a la ciudad, a ver si sigue así. Aunque yo me marcho mañana, me voy por unos días a Rwanda. Vacaciones por fin!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s